sábado, 6 de octubre de 2012

Apologías vol. V



La ilusión fútil del recuerdo ya extinguido,
la promesa de palabras despojadas de sentido
y el peso de la mísera existencia en su semblante mohíno.
El veneno le corrompió la piel, déjole desnudo y hastío,
en posesión de un hilo de plata anclado al vacío,
pues condenado a la soledad, de nuevo... solo siente frío.

Se arrancaría el corazón para sajar sus suspiros,
y en el fragor de la noche sueña el fin de su ciclo,
pues a la subsistencia no tiene apego un ser cadavérico, muerto.
Dejó de andar erguido para cual serpiente arrastrarse por el suelo,
y es que los días desgarran y embaten como ráfagas de viento.

Así el despertar torna en sufrimiento,
y el tiempo marchita la carne en su avance fiero,
la razón se disipa en los efluvios del enfriamiento
y las palabras destilan imprecaciones contra el afecto.
Y es que al anhelo la distancia aplasta cual martillo de acero.

Yo soy como el réprobo sarmiento que envilece la planta,
e irrevocable a cada instante al dolor sentencio.
Pasto de las frustraciones y gérmen del fracaso,
convertido en un monstruo de sentimiento vano y perverso.
Esparcida la sangre por mis venas fluye ahora el veneno,
de la humanidad enferma que en lugar de la mano tiende su fatídico aliento,
de la perfidez de la lengua que ensalza el falso amor verdadero.

Yo soy la masa purulenta que deja su rastro negro,
en mi presencia el color palidece y la noche cae con capa y filo funesto.
Jamás comprenderá el amor aquel que en entrega de su corazón no se horadó el pecho.
Y me tortura la hipocresía de sus actos egoístas y traicioneros,
el odio me sumerge en el pozo de la repugnancia y el desprecio.

En mis ojos se agolpan imágenes de destrucción y deshecho,
y mis gritos expulsan espinas cuales dagas que desgarran mi cuello,
son mis entrañas de aspecto mortecino e infecto,
de la rosa... pérdida y despojo del pétalo enfermo. 


Apología al enmascaramiento - Arinya

lunes, 20 de agosto de 2012

Apologías vol. IV


Mi cuerpo será para tí el mástil de un violín,
y tus caricias la armonía que el ambiente impregna.
Placer fruto del malsano deseo,
toma mi carne cual manto de acero.
Es el dolor que de mis entrañas brota
y el anhelo que me quema por dentro.

Mitifica mi flanco de atleta,
mortifica mi sufrimiento,
y tus ojos serán la brisa marina
que reanime un corazón muerto.

Hastía la voluntad,
abatida por las dagas de tu entendimiento,
me abandono en tu seno.
Pero te advierto, mi lecho es el veneno
que de las frustraciones segrego.
Tómame, yo, réproba en mi existencia
o bien huye a tiempo.

Pues mis cabellos cuales llamas se enredarán en tu piel
y te consumirá su fuego.
Mis labios corromperán el esplendor de tu alma albina
beso a beso.
Yo soy el vampiro que te despoja de razón
y te condeno con mis siete marcas negras en tu cuello.

No hay Beldad perfecta sino un engañoso sueño.
¿Seré yo tu musa, mi desgraciado poeta?
¿Seré un rastro borrado por la mar en la arena?


Apología al falso ensueño, el vampiro - Arinya
 



sábado, 19 de mayo de 2012

Le chat

XXXIV

Ven, bello gato, a mi alma amorosa;
guarda las garras de tu pata,
y hundirme déjame en tus bellos ojos,
mezclados de ágata y metal.


Cuando a gusto mis dedos acarician
tu cabeza y tu lomo elástico,
y mi mano se embriaga del placer
de palpar tu eléctrico cuerpo,


veo el fantasma de mi amor. Sus ojos,
cual los tuyos, amable fiera,
fríos, profundos, cortan como un dardo,


y, de los pies a la cabeza,
aire sutil o aroma peligroso,
nadan en torno al cuerpo bruno.




LI
I

Por mi cerebro se pasea,
lo mismo que por su aposento,
un bello gato, dulce y fuerte.
Apenas se oyen sus maullidos,

pues es su timbre así de tierno;
mas su voz gruña o se apacigüe,
es siempre rica y es profunda.
Ese es su encanto y su secreto.

Esta voz, que gotea y pasa
a mi fondo más tenebroso,
me llena como un largo verso,
me regocija como un filtro.

me duerme los más crueles males,
todos mis éxtasis contiene;
para decir las frases más
largas, palabras no precisa.

No, no hay arco que muerda en mi
corazón, perfecto instrumento,
y que a su cuerda más vibrante
haga cantar con más verdad,

que tu voz, gato misterioso,
ga to seráfico y extraño,
en quien todo es, como en un ángel,
tan armonioso cuan sutil.



II
Su piel rubia y morena exhala
tan dulce aroma, que una tarde
fui embalsamado por haberle
tocado una vez, una solamente.

Él es el duende del lugar;
él juzga, él preside, él inspira
todas las cosas en su imperio;
¿tal vez es hada, tal vez dios?

Cuando mis ojos dócilmente,
atraídos cual por imán,
hacia el amado gato vuelvo
y me miro dentro de mí,

con estupor contemplo el fuego
de sus tan pálidas pupilas,
claros fanales, vivos ópalos,
que fijamente me contemplan.


Baudelaire







jueves, 17 de mayo de 2012

Apologías vol. III

"Matas el tiempo en la ventana
proyectando tu idealizada realidad.
Mientras la vida de otros pasa,
tu existencia mísera y vacía se estanca.

Perdidas tus aspiraciones los años absorben tu calma
y los objetos de tu devoción abandonan tus pérfidas alas.
Ruptura de lazos fruto de tus incongruencias.
Eres tu en tu malsana protección quien los maltrata y espanta,
cercada la razón, ignorante y ciega.

Reflejas el fracaso en vidas ajenas,
y así, hipócrita y cínica,
la destrucción te recorre y consume cual sangre ponzoñosa en tus venas.
Dejas en tu estela parte de tu aura negra,
nido de calumnias y falacias que la decepción lleva,
agua estancada fétida e infecta y vapores humeantes cuyo abrazo de espanto al alma impregna.

No hagas ostentación de afecto o amor, causa última de tu pronta perdición."


Apología al odio encubierto - Arinya



 

miércoles, 16 de mayo de 2012

Temptation Paintings vol. IV



Fredrik Odman







Temptation Paintings vol. III



Zdzisław Beksinski







Songs of Grief and Solitude vol. VII



Artist: Horn
Song: Spätherbst 
Album: Die Kraft der Szenarien




Vita detestabilis



El demonio se agita a mi lado sin cesar;
flota a mi alrededor cual aire impalpable;
lo respiro, siento como quema mi pulmón
y lo llena de un deseo eterno y culpable.

A veces toma, conocedor de mi amor al arte,
la forma de la más seductora mujer,
y bajo especiales pretextos hipócritas
acostumbra mi gusto a nefandos placeres.

Así me conduce, lejos de la mirada de Dios,
jadeante y destrozado de fatiga, al centro
de las llanuras del hastío, profundas y desiertas,

y lanza a mis ojos, llenos de confusión,
sucias vestiduras, heridas abiertas,
¡y el aderezo sangriento de la destrucción!
 
 
Baudelaire 

 

lunes, 14 de mayo de 2012

Springtime depression Readings vol. III


1. Frankenstein o el moderno Prometeo - Mary Shelley
(Novela gótica, siglo XIX)





2. Dracula - Bram Stoker 
(Novela gótica, siglo XIX)





3. El retrato de Dorian Gray - Oscar Wilde
(Narrativa gótica, siglo XIX)





4. Cumbres borrascosas - Emily Brönte
(Novela gótica, siglo XIX)




sábado, 12 de mayo de 2012

No es el amor quien muere


No es el amor quien muere,
somos nosotros mismos.
Inocencia primera
Abolida en deseo,
Olvido de sí mismo en otro olvido,
Ramas entrelazadas,
¿Por qué vivir si desaparecéis un día?
Sólo vive quien mira
Siempre ante sí los ojos de su aurora,
Sólo vive quien besa
Aquel cuerpo de ángel que el amor levantara.
Fantasmas de la pena,
A lo lejos, los otros,
Los que ese amor perdieron,
Como un recuerdo en sueños,
Recorriendo las tumbas
Otro vacío estrechan.
Por allá van y gimen,
Muertos en pie, vidas tras de la piedra,
Golpeando la impotencia,
Arañando la sombra
Con inútil ternura.
No, no es el amor quien muere.


 
Luis Cernuda


Donde habite el olvido


Donde habite el olvido,
En los vastos jardines sin aurora;
Donde yo sólo sea
Memoria de una piedra sepultada entre ortigas
Sobre la cual el viento escapa a sus insomnios.

Donde mi nombre deje
Al cuerpo que designa en brazos de los siglos,
Donde el deseo no exista.

En esa gran región donde el amor, ángel terrible,
No esconda como acero
En mi pecho su ala,
Sonriendo lleno de gracia aérea mientras crece el tormento.

Allí donde termine este afán que exige un dueño a imagen suya,
Sometiendo a otra vida su vida,
Sin más horizonte que otros ojos frente a frente.

Donde penas y dichas no sean más que nombres,
Cielo y tierra nativos en torno de un recuerdo;
Donde al fin quede libre sin saberlo yo mismo,
Disuelto en niebla, ausencia,
Ausencia leve como carne de niño.

Allá, allá lejos;
Donde habite el olvido.

Luis Cernuda

viernes, 11 de mayo de 2012

La máscara


Contempla ese tesoro de gracias florentinas;
En la forma ondulante del musculoso cuerpo,
Son hermanas divinas la Elegancia y la Fuerza.
Esta mujer, fragmento en verdad milagroso,
Noblemente robusta, divinamente esbelta,
Nació para reinar en lechos suntuosos
Y entretener los ocios de un príncipe o de un papa.

-Observa esa sonrisa voluptuosa y fina
Donde la Fatuidad sus éxtasis pasea,
Esos taimados ojos lánguidos y burlones,
El velo que realza esa faz delicada
Cuyos rasgos nos dicen con aire triunfador:
«¡El Deleite me nombra y el Amor me corona!»
A un ser que está dotado de tanta majestad,
¡Qué encanto estimulante le da la gentileza!
Acerquémonos trémulos de su belleza en torno.

¡Oh blasfemia del arte! ¡Oh sorpresa brutal!
La divina mujer, que prometía la dicha
¡Concluye en las alturas en un monstruo bicéfalo

¡Mas no! Máscara es sólo, mentido decorado,
Ese rostro que luce un mohín exquisito,
Y, contémplalo cerca: atrozmente crispados,
La auténtica cabeza, el rostro más real,
Se ocultan al amparo de la cara que miente.

¡Oh mi pobre belleza! El río esplendoroso
De tu llanto se abisma en mi hondo corazón.
Me embriaga tu mentira y se abreva mi alma
En la ola que en tus ojos el Dolor precipita.

-Mas, ¿por qué llora? En esa belleza inigualable
Que tendría a sus pies todo el género humano,
¿Qué misterioso mal roe su flanco de atleta?

-¡Insensata, solloza sólo porque ha vivido!
¡Y porque vive! Pero lo que lamenta más,
Lo que hasta las rodillas la hace estremecer
Es que mañana, ¡ay!, continuará viviendo,
¡Mañana, al otro día, siempre! ¡Igual que nosotros!

Baudelaire

Songs of Grief and Solitude vol. V


Artist: Funerary Bell
Song: Vision of the Undead (World)
Album: The Coven




Songs of Grief and Solitude vol. IV



Artist: Burzum
Song: Dunkelheit
Album: Filosofem





Temptation Paintings vol. II


Mark Ryden



miércoles, 2 de mayo de 2012

Songs of Grief and Solitude vol. III


Artist: Gris
Song: La Dryade
Album: Il était une forêt...


Apologías vol. II


Allá en los campos bañados en plata
la oscuridad veda tu destino,
como un traicionero canto de sirena,
la muerte vestida de negro cobra sentido.

Amargo llanto teñido de rojo,
llenas el podrido cubil de tu humanidad enferma,
mas no buscaste luz que la sombra extirpara
en la mundanidad de tu alma deshecha.

Nauseabunda y nefasta bestia,
llevas el Infierno allá donde pisas.
Réproba existencia,
sufres el dolor de la indiferencia cada uno de tus días.
Pútrido por dentro, sin corazón, muerto.
Sólo conoce el sinsabor de la vida y del amor.

Sumido en el vacío existencial,
no eres nada y nada serás.
Y así, cada uno de sus pasos,
perdidos en la inmensidad,
cual tormento y castigo, de nuevo,
al caos primigenio te guiarán.

Apología al sufrimiento - Arinya



Songs of Grief and Solitude vol. II


Artist: Summoning
Song: Khazad-Dûm
Album: Minas Morgul

Songs of Grief and Solitude vol. I




Artist: Drudkh
Song: Sunwheel
Album: Autumn Aurora


viernes, 27 de abril de 2012

Le vampire

Tú que, como una cuchillada,
Has entrado en mi corazón quejumbroso;
Tú que, como una manada
De demonios, enloquecida y adornada, viniste,
De mi espíritu humillado
A hacer tu lecho y tu dominio;
-infame a quien estoy ligado
como el forzado a la cadena,

como al juego el jugador empedernido,
como el borracho a la botella,
como a los gusanos la carroña,
-¡maldita, maldita seas!
He rogado a la rápida espada
Que conquiste mi libertad,
Y he dicho al pérfido veneno
Que socorra mi cobardía.

viernes, 20 de abril de 2012

Apologías vol. I

"Muerome en el letargo de tu silencio,
Destinada mi existencia al fracaso,
dolor y frustración torturan mi alma por dentro.
Condenada a vagar y marchar errante en la eternidad,
como una luz esclarecedora acecha el suicidio en la maldita soledad.
La desesperación me ahoga, la conciencia me destroza, la realidad me mata...
El vacío existencial desgarra mi ser y lo esparce en la oscuridad de la Nada.
Desaparezco en la yerma infinidad,
<< Polvo eres y de nuevo polvo serás>>
 
Me pregunto qué obré mal...
En perdición de la mía juré tu felicidad,
mas hoy se... que jamás existió como tal.
Perdiose mi voluntad de continuar,
conviertiose en lo que un día más pude odiar.
Me detesto a mi misma así como a la cruel humanidad.
Vuelvome a dar cuenta de que ser o estar...
es morir viviendo en una aberrante realidad.
Y en verdad vivir no espero.
Víctima del sufrimiento y arrastrada al tormento.
Pútrido y detestable mundo,
primero al frío arrojas para luego extirpar el aliento.
Me consumo en la autodestrucción,
me tiendo en el lecho de la Inmolación.
Una existencia vencida y deshecha atrás dejo..."
Apología al suicidio - Arinya










martes, 17 de abril de 2012

Springtime depression Readings vol. I


Y en la depresión de la niebla matutina y la corrupción de la carne maltrecha por el frío, unas lecturas presento para la evasión de la mente cual sustancia volátil:

1. Las flores del mal - Baudelaire
(Poesía francesa, siglo XIX)



Schönheit

Bella soy, ¡oh mortales!, como un sueño de piedra,
y mi seno, que a todos
siempre ha martirizado, para inspirar amor a los poetas medra
a la materia igual, inmortal y callado.
En el azul impero, incomprendida esfinge;
al blancor de los cisnes uno un corazón frío;
detesto el movimiento que a las líneas refringe,
y nunca lloro como jamás tampoco río.
Los poetas, al ver mis grandes ademanes,
que parecen prestados de altivos edificios,
consumirán sus días en austeros afanes;
Pues, para fascinar a amantes tan propicios,
tengo puros espejos que hacen las cosas bellas:
¡mis ojos, tan profundos, como eternas centellas!



Así os doy la bienvenida a mi nuevo santuario de la incomprensión, de beldades cuales Venus terrenales, de armonía para los sentidos, y senda para la reflexión e introspección.
En soledad e inmersa en la ardiente oscuridad, os abro la puerta a los abismos la mente. Su belleza, dependerá de los ojos que observen...